Valores: una forma de vida que embebe el fútbol femenino de nuestra Liga

El recientemente creado Departamento de Fútbol Femenino impulsa una conciencia futbolística en la cual sea posible la convivencia. «Quienes dan atención al ser, a los valores, pueden permanecer fuertes aún cuando lo externo se ve desafiado”, dice Dipti Naran, experta en el liderazgo interior.

Una profesora de meditación, nacida en Sudáfrica, con experiencia en la transformación personal hace treinta y ocho años, que observa la vida desde las enseñanzas ancestrales de la meditación raja yoga, piensa en el mundo como una familia global. Y encontró en nuestro ámbito deportivo un buen lugar para reflexionar.
Esa rica experiencia que vivieron un grupo de deportistas que asistió a la sesión dentro del salón Raúl Ricciardi, donde una propuesta de valores despertó el entusiasmo para continuar por la misma senda de jugar con más valores y menos presiones. Nos dejó la calidez que amana de su ser y una variedad de herramientas que pueden adoptarse y luego adaptarse en los equipos de fútbol liguistas.
Dipti Naran, éste es su nombre, la encantadora mujer que recorre el mundo con su servicio para Brahma Kumaris World Spiritual University, movimiento fundado en la India en 1936. No olvidaremos a Dipti, como tampoco a Moira Lowe, quien como un ángel hizo la traducción.
En la Liga Amateur, por primera vez, un taller de espiritualidad práctica cautivó al auditorio durante una hora y media. Nos enfocamos más allá de los goles y las posiciones en los campeonatos. La necesidad pasa por el interés de toda la familia futbolera de contar con un mayor entendimiento, de crecer a partir de los valores, de querernos y respetarnos más. Las ideas aterrizaron muy bien en las futbolistas y en las y los entrenadores.

Esa forma amorosa y delicada de Dipti nos conmovió en cada concepto y experiencias que permitió ver la propia valía cuando se dan situaciones difíciles. Esos valores para vivir y jugar, para tornar entre todas/os un lugar que reivindique el deporte en sus raíces. Como la etimología de la palabra lo dice, es diversión, pasatiempo, entretenimiento, generalmente al aire libre. Confesó su asombro, porque «nunca pensé que podía llegar a estar con jugadoras de fútbol». Sembró esperanza para toda la Liga Amateur Platense, que contó con una concurrencia nutrida y variada, de cada club, en el primer taller denominado “Deporte, valores y liderazgo en el fútbol femenino”.
Redescubrir la grandeza humana es la línea de pensamiento que la facilitadora de Brahma Kumaris dejó en claro, tal como lo hace en sus disertaciones en países de Africa, Asia, Sudamérica y el Reino Unido. Una viajera que con el mote de couching puede emocionar con sus palabras. “La conexión amorosa que el mundo entero tiene con la Argentina es el fútbol”, tiró la primera vivencia, por su arribo en el avión de Qatar, cuando el capitán les informó que sobrevolaban el país de los campeones del mundo. “No vine a ver a la Selección, pero pude conocer a las estrellas, que son ustedes».
Y abrió el juego: “Han venido de diferentes clubes y estoy segura que no se conocen entre sí. Quiero que te acerques a alguien que no conozcas y te presentes desde un valor, no desde el nombre o el del Club al que representas. Hoy queremos crear un tiempo poderoso, pero para eso tenemos que romper ciertas resistencias. Todo ser humano tiene mucho potencial. Hablar de valores es muy necesario para que surja la fuerza y un cambio. Ustedes lo saben desde sus entrenamientos donde se requiere de cierta insistencia para que algo crezca”.
Luego del primer ejercicio, movilizador, cada una/o regresó a sus asientos, continuando sin pausa con el siguiente paso que constó de hacer comentarios (delante de todos y en voz alta) sobre la experiencia de escuchar al colega.
Jugadora: “Hablé con María, que juega en Argentino Juvenil, ella dice que su valor es el compromiso para con las compañeras”.

Los valores emergieron de las jugadoras, encontrándose más allá de la cancha

A pura ejercitación, seguimos las premisas de Dipti: “Piensa en alguien que fue tu mentor, y te ha ayudado… Ahora quiero que veas cuál es la cualidad que tiene esa persona”. Otra vez, a caminar por el salón para el encuentro repetino con alguien que nunca habían tratado hasta ese día. Cinco minutos.
Y a compartir la experiencia.
Entrenador: “Reconocí la humildad de uno mis mejores amigos, que hoy es el preparador físico de la selección mayor Argentina”.
Dipti aportó entonces: “Has visto que su humildad fue lo que llevó hacia el éxito; ¿puedes contar una historia en la que la humildad lo apoyó?”. El entrenador no dudó: “Es una persona que nunca se hizo ver, notar. Esa humildad es el silencio con la que entrenó, desde que jugaba en nuestra Liga Amateur”.

Más testimonios.
Jugadora: “Mi padre ha sido profesor de educación física y técnico de vóley; él me enseñó desde chica una educación a través del deporte. Fue mi pilar para muchas problemáticas que se dan en el día y día”. Luego, cuando se le pidió que visibilizara ese valor, contó que “compartía en nuestro hogar con los alumnos y fue para mí un gran ejemplo. Ahora, de grande, pude jugar al fútbol y aplico lo mismo. Para mí la educación es una herramienta, y un gran valor”.

Otra jugadora: “He sido referente cuando jugaba en mi equipo, La Plata FC, y ahora sigo el legado de quien ya no está fisicamente. Pienso que tuvo como valor el amor. Ahora que estoy en otra posición, colaborando con las chicas, he tomado ese valor del amor puro que me brindó ese amigo”.

Una de las jovenes presentes creyó que era oportuno reconocer desde su corazón a alguien que se hallaba en el lugar (señaló a Pablo Sters, coordinador de San Martín de Los Hornos). “Me guió siempre y veo en él valores que transmite como el esfuerzo y la humildad”.

Jornada histórica. Profesoras de meditación dieron muchas ideas para mejor la visión en el deporte

“Todas han recordado a una persona; cuando la recuerdas, vemos su cualidad”, retomó Dipti.
Comentó cómo funciona el empoderamiento: “Hay distintas capas o niveles. Una capa muy importante, más allá de la profesión o el rol, es la capa del ser, que es lo que tú eres en realidad, la capa por la que vives. Si olvidamos esto, lo externo puede verse rápidamente desafiado. Si realmente quiero que toda la capa externa sea exitosa debo cuidar eso que está dentro». Ejemplificó con una manzana. «Por mucho que la lustren por fuera, si la semilla se está pudriendo, con el correr del tiempo, no importa cuánto brille, la manzana va a estar podrida. Cuando tratamos de alcanzar el éxito, muchas veces nos enfocamos solo en lo externo. Nos olvidamos de esa capa del ser donde están nuestros valores. Un día, después de hacer todo lo que queríamos hacer, tal vez nos podemos sentir vacíos. Quizás hemos alcanzado mucho de afuera, pero no estoy feliz, no hay en mí un sentido profundo de satisfacción. Quizás por un tiempo, a ti mismo y a tu club les ha ido muy bien, hicieron muchas cosas sorprendentes, pero después viene un tiempo donde no es tan fácil, y si en ese momento no tienes el auto respeto y la auto confianza necesaria, podrías caer. Pero quienes dan atención al ser, a los valores, pueden permanecer fuertes aún cuando lo externo se ve desafiado”.

Siguió con otra experiencia personal: “Conocí a una muy buena cantante, conocida profesionalmente. En Africa los cantantes tienen una voz muy fuerte, sólida. Ella tenía el talento y toda la capacidad. Un día estaba conmigo y pensé que sería lindísimo que nos cante, pero me dijo ‘no puedo’. ¡Pero si tú eres una cantante tan talentosa, canta! Me miró y me volvió a decir ‘no puedo, hoy internamente no me siento bien’. Puede que esté bien todo lo externo, que tengas las capacidades, pero si internamente no estás bien…”, manifestó Dipti, acercando una idea más clara de entendimiento con raíces espirituales.

Dipti Naran continuó: “Es sabido que ustedes han creado este momento tan pujante en el fútbol de las mujeres, y esto es muy valioso, pero a medida que ustedes crecen con esto, quiero compartirles algo sobre la importancia que tiene esa capa del ser. Cuando ustedes son capaces de nutrirse desde los valores, van a poder apoyarse como equipo cuando sean desafiados. De lo contrario, en el momento en que surja un desafío, no van a poder responder de la manera que quieren. Si le preguntas a cualquier equipo, empresa o familia qué es lo que los ayudó a responder, responderán que ha sido un valor el puente que los atravesó”.

“A veces transgredimos porque nos hemos olvidado de ese momento cuando elegimos estar en el deporte. Porque estos lugares son para expresar alegría, felicidad, aunque  la gente experimenta mucho estrés cuando el disfrute viene por la competencia. Y escuchamos que hay violencia. Entonces, esa misma expresión de amor y alegría se da vuelta. Así como podemos ver el poder de los valores, también el peligro si los olvidamos”, expresó la couching internacional.
Consideró además que “no todos los momentos de nuestra vida serán momentos de victoria, pero sí creo que cada momento de tu vida puede ser un momento de crecimiento. Pero lo olvidamos, porque miran la derrota y miran la victoria, cuando lo que define como persona en esos mismos momentos de victoria o de derrota es si eres capaz de crecer. Ahora tenemos esta bella oportunidad, de crear una fortaleza personal, pero también una fortaleza para el club. Mi disfrute, mi felicidad, no va a venir desde la competencia, sino desde los valores».

Jugadora (en comentario reflexivo durante la charla): “En esas situaciones de frustración, es difícil potenciar al resto cuando no se dan los resultados y es difícil manejar al grupo”.

Dipti: “En ese momento tienes que ser un excelente bombero, un paramédico, porque es importante que puedas lidiar con la energía del primer momento. La negatividad o la tristeza exagean lo sucedido. Atenerse al contexto. Ver dónde está el problema y ocuparte de ello. Por ejemplo, escuchar tu lenguaje cuando eso sucede. Quizás una vez no lo lograste y te dices quizás ‘siempre soy inútil”, y no sos siempre inútil, solo que cometiste un error. Pero cuando estás en ese estado decis ‘siempre las cosas salen mal’. Eso es lo que la tristeza y la negatividad hacen, exagera lo que haya pasado. En ese momento en que voy para abajo no tenemos que verlos como una pérdida, porque los momentos en que algo no era fácil resultó como un abono que nos permitió avanzar. En los deportes a veces solo se focaliza en la victoria o la derrota y eso no es exactamente el deporte”.
En una apretada síntesis, donde el pensamiento y la conciencia se mezclan con el deporte favorito, Dipti manifestó que “gran parte del tiempo de nuestras vidas tratamos de tener éxito afuera para sentirnos internamente bien…. Pero el secreto es al revés, haz tu centro bueno para que se refleje en todo lo externo”.

Ese mismo día, en horas de la mañana, Dipti estuvo en una cárcel de menores. Y compartió su reflexión: “Algo falló en la vida de estos chicos, tal vez por su ira o ego están allí. Tienen entre 13 y 17 años y algunos podrían pasar hasta 4 años; es mucho tiempo en la vida preciosa de alguien. Saben… trabajando con prisioneros, ellos no son mala gente, pero en un momento de sus vidas esa ira o ego los sobrepuso al punto de causarles mucho daño. Y todo lo bueno que puede haber en esa vida se diluyó por una sola cosa. Cada uno de nosotros sabemos que hay algo que puede arruinarlo todo. Puedo hacer nueve cosas buenas, pero una puede ponerme irritable o sensible y lo arruinaría todo. Es en esa cosa en la que tengo que tener mucho cuidado, y tengo que protegerme para que eso no arruine mi viaje. Es ahí cuando tengo que estar despierto a mis valores para que esa energía no me sobreponga”.
“Pregúntate en primer lugar por qué dedicas tu tiempo al deporte que juegas. Si te pregunto qué es lo que este deporte te hace sentir, por qué te has dedicado al fútbol», dijo.

Las respuestas crearon una atmófera movilizadora: “Es una manera de expresarse”, “es una pasión”, “es mi felicidad”, “para la superación”, “porque te despeja la mente”, “por amistades”, “por amor”, “una deuda conmigo misma”, “por el rol social y las posibilidades para las chicas del barrio”.
A partir de los conceptos que vertían las y los presentes, la coordinadora de Brahma Kumaris repreguntó: “¿Pueden ver que todo lo que compartieron tiene una energía muy alta?; ¡ésta es la razón principal de por qué hacemos lo que hacemos!”.

Fuimos más allá: “¿A qué otras cosas se sienten expuestos? Si queremos crecer, conversemos”, invitó a pensar Dipti.

Jugadora: “Cuando tenemos objetivos muy altos, hay que tener una capacidad para sobreponer la frustración”.

Dipti: “Nunca te descorazones. Eso me dijo una persona que fue una mentora, poniendo su mano en mi corazón. Podemos apuntar a algo, pero no alcanzarlo y en ese momento no ser bueno con uno mismo. Necesito ser paciente, pero nunca sueltes tu más elevada intención. Si sostengo una elevada intención, con paciencia, le voy a dar la fuerza para que crezca. Pero si sostengo una elevada intención con frustración podrás quebrar. Todos tenemos una potencialidad para hacer algo, lo veo en mí misma cuando digo ‘en los próximos tres meses voy a hacer esto’ y pasaron 3 meses y no ha cambiado mucho, por más que haya visualizado mi resultado. En ese momento me podría descorazonar o podría decirme ‘seguiré intentando’. Es muy importante que no me decepcione de mi mismo… Sobre todo en el deporte, donde tienes muchas metas que alcanzar, pero no dejes que la frustración te quiebre, porque sino, todo lo que has invertido, lo perderás también”.

Brahma Kumaris es la ONG con mayor cantidad de mujeres en el voluntariado en todo el planeta.